1. POLÍTICA ANTI-SOBORNO

La política de la Fiscalía General del Estado de San Luis Potosí, es atender a nuestros usuarios con los más altos estándares morales y éticos, que garanticen la transparencia, equidad, inclusión y apego a derecho, actuando con una filosofía de “CERO TOLERANCIA” a actos contrarios a nuestros principios institucionales.

 

Nuestra política anti-soborno prohíbe a cualquier servidor público que sea parte de esta institución, a ofrecer, dar, solicitar, facilitar o autorizar cualquier soborno o incentivo ilegal que, al infringir las leyes en vigor, resulte en una ganancia o ventaja para quien lo recibe y que tenga el propósito de influenciar de manera indebida en la decisión del receptor. La Fiscalía General del Estado de San Luis Potosí no debe involucrarse en sobornos, ya sea de manera directa o indirecta, a través, de terceras personas o de otro modo. Esto incluye el uso de incentivos en efectivo o en especie.

 

Cabe mencionar que las leyes en vigor prohíben el soborno  y la corrupción tanto a los funcionarios públicos como a particulares y en la Fiscalía General del Estado de San Luis Potosí estamos comprometidos con ello, es por eso, que adicional a la normatividad vigente hemos implementado un Sistema de Gestión Anti-Soborno que demuestre nuestro compromiso con la ciudadanía, entendiendo que para que exista el soborno tiene que haber dos partes, por lo tanto, siempre buscamos la mejora continua de nuestro Sistema de Gestión Anti-Soborno y todo lo relacionado con el mismo en aras de construir una institución que transmita confianza y transparencia a sus usuarios y partes involucradas. En este sentido, y ante una denuncia de soborno tendrán que aplicarse las sanciones correspondientes.

 

Con el fin de garantizar lo anteriormente señalado, el Fiscal General del Estado ha delegado en el órgano de Función de cumplimiento la responsabilidad de vigilar que se dé el cumplimiento del Sistema de Gestión Anti-Soborno (SGAS) el cual promoverá el cumplimiento de inquietudes de buena fe o sobre la base de una creencia razonable, en confianza y sin temor a represalias en el SGAS.